martes, 5 de mayo de 2015

Una boda for real



 


Corría el año 2012, vivíamos en Brooklyn y yo andaba rellenando como loca papeles para solicitar varias becas en Estados Unidos. Y allí estaba Pedro, abasteciéndome de café y de sushi mientras yo me encontraba totalmente perdida entre mil burocracias. En algún momento de aquel otoño, pensando en que si me daban una beca iba a ser muy difícil convencer a la administración americana de que necesitaba a aquél hombre a mi lado, me lo quedé mirando fijamente y le pregunté: “Payo ¿por qué no nos casamos?”.

Para casarse en el Estado de Nueva York uno sólo necesita obtener una licencia de matrimonio, esperar veinticuatro horas, tener cien dólares en el bolsillo y un testigo. El 14 de diciembre nos plantamos en la Oficina del Registro Municipal (Office of the City Clerk) con todo listo excepto una cosa: el testigo. Encontrar a un voluntario con una identificación válida en la sala resultó ser bastante más complicado de lo que esperábamos. Hasta que apareció aquel chino que apenas hablaba inglés y que había ido al Registro para testificar en la boda de su hermana. “Call me Lucas”, nos dijo. Aunque Lucas no era su verdadero nombre.

La espera fue larga. La primera funcionaria que nos atendió nos regañó. “This is for real!”, nos gritaba. Y es que no le gustó nada comprobar que estábamos compartiendo a nuestro testigo con otra pareja. La hermana de Lucas tampoco parecía demasiado entusiasmada. Después nos tocó pasar a una de las capillas que había en la sala. Lucas resultó ser un gran chollo pues, además de ejercer como testigo, se desempeñó como nuestro fotógrafo oficial. Sin más contemplaciones una señora de voz muy dulce se puso allí a casarnos. Ya no recuerdo muy bien que dijo, aunque no se me olvida ese momento en el que me pidió que mirara a Pedro a los ojos y le cogiera las manos. Y no sé por qué, yo que siempre he ido de chica dura con estas cosas, en ese preciso instante me puse a llorar como una magdalena. Después dije “yes, I do” y poco después ya estábamos “married”. Toda la ceremonia duró menos de cinco minutos.

Cuando salimos de allí, la novia china ya no parecía tan enfadada y quiso que nos hiciéramos todos juntos una foto. Así fue como en la foto de mi boda es otra la que va vestida de novia. Ellos se adentraron en las calles de Chinatown y nunca más les volvimos a ver. Nosotros pusimos rumbo a Times Square y en Junior’s celebramos nuestro particular banquete de bodas con unos sandwiches de salami y sendas porciones de Cheesecake. Aunque el banquete duró poco porque por la noche nos habían invitado a una fiesta de Ugly Christmas Sweaters y teníamos que volver a Brooklyn a recoger nuestros modelos. Se avecinaba la noche de bodas más sexy de toda la historia.

Pero ¿estamos o no estamos casados? He ahí el dilema. A los ojos de los Estados Unidos de América, que es lo que a nosotros nos interesaba en su momento, sí lo estamos. Además tenemos un imán en la nevera en el que pone “I got married in New York City”. ¿Quién necesita más?
Pero para la administración española, a efectos legales este matrimonio no es válido, ya que no lo hemos registrado aquí. Resulta que este trámite es largo y caro, porque hay que pagar a un traductor oficial, y casi es más fácil “recasarse” a la española. Pero “recasarnos”, la verdad, nos da pereza mortal. De vez en cuando tenemos la siguiente conversación:

- Deberíamos llevar los papeles de la boda al registro.
- Vaya rollo, para eso nos casamos aquí ¿no?
- Puf, pero ¿de verdad tú quieres casarte conmigo?
- ¡Pero sí ya estamos casados!
- Es verdad. ¿Entonces llevamos los papeles a registrar?

Y así en bucle. Mientras, estamos en un limbo legal del que no sabemos cómo salir. Pero ya saben lo que dicen por ahí Always look on the bright side of life. Y eso hacemos. Así que nos quedaremos como estamos y así si algún día nos da por divorciarnos, no nos quedará más remedio que volver a Nueva York. De un viaje así seguro que salimos reconciliados.




41 comentarios:

  1. Genial, genial, es mi boda soñada: en NY y sin vestido! En serio, me ha encantado este post. Este año tengo tres bodas a la española y lo que me dan es pereza 😁
    Me ha encantado, me has alegrado la mañana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, las bodas es que dan un poco de perezote y además te gastas una pasta gansa! Me alegro de que te haya gustado. Besotes!

      Eliminar
  2. Por favorrrrrr! Cómo moláis, ¿no? Me ha encantado la historia. Ahora me pica mucho la curiosidad por saber qué pasó esa noche sexy. Jajaja.
    Pues yo, que era un poco antiboda, por la parafernalia excesiva que las rodea hoy en día, me casé y flipé. Ha sido el mejor día de mi vida, rodeada de amigos y familia. Así que, aunque os entiendo y da perezón, os lo recomiendo. Cada uno debe hacerlo a su forma, no tiene porque ser la típica boda, pero merece muuucho la pena.
    La foto es genial.
    Un besote a la familia molona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la noche de bodas se inauguró con la fiesta de jerseys feos navideños, así que te puedes imaginar que fue lo menos sexy que uno puede echarse a la cara.
      Yo lo del bodorrio no lo veo... En los bodorrios ajenos me lo paso bien, pero yo me estresaría con tanta suegra, tía y abuela junta. Besotes!

      Eliminar
  3. ¡Por favor! Fan absoluta de vuestra boda!!! Muchísimo! Paula, en serio, yo pensaba que nosotros éramos los raros por cómo nos habíamos casado pero es que esto es la bomba. Mi boda soñada :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues ya sabéis, viajecito a Nueva York y a recasarse. En 24 horas lo tienes apañado. Un día me cuentas tu boda, que seguro que fue la leche. Besitos

      Eliminar
    2. ¡Qué va! Fue atípica pero de lo más "aburrida". Somos unos sosos :-) Naaa lo disfrutamos mucho porque fue como queríamos, simplemente una comida con familia y amigos. Sin más historias jeje

      Eliminar
  4. Jajajajaja que buenooooooo me has recordado a la película "Origen" cuando se presentan allí queriendo casarse y les dicen que esperen 24h. Sois la bombaaaa, desde luego una boda muy vuestra y para recordar siempre. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una buena anécdota, jejeje. Lo de las 24h me parece fundamental porque si no saldrían demasiados matrimonios borrachos. Seguro que así se ahorran un montón de divorcios.

      Eliminar
  5. Qué buena historia!!! Y qué genial Lucas dobleteando xD

    Lo mejor es inscribir el matrimonio en el consulado apenas te casas, pero ya habiendo pasado tanto tiempo los trámites se hacen más pesados, si no lo han necesitado hasta ahora es que no lo necesitan... y cuando los necesiten ya se encargarán los ustedes del futuro :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estudiamos bastante a fondo todas las opciones y ya no me acuerdo bien porqué, pero ésta era la única manera. Creo recordar que se conjugaban dos motivos, uno me parece que tenía que ver con que eramos dos españoles casándonos fuera (y no un matrimonio mixto conformado por español + americano) y algún tipo de dificultad para inscribirnos en el consulado (por estar nada más en una estancia de paso y no cumplir no sé qué requisitos). No me acuerdo mucho de los detalles, tengo memoria de pez. Besotes!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Como dice tu hermana, el molar no ocupa lugar :P

      Eliminar
  7. qué genial la historia!!! quizás algun dia podeis casaros en otra parte del mundo y ahi formalizais en españa. Digo por añadir otro imán a la nevera y otra experiencia que contar. Yo me he casado dos veces con el mismo asi que...todo tiene su gracia. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, oye pues esa opción no se me había ocurrido!! Un besote grande!

      Eliminar
  8. Oye pues al final quedó bien y todo ;) Sobre todo me mola lo de la comida de después jejeje Si algún día decidís casaros en España, avísame! :) :) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, la verdad es que fue divertido, pero de momento no tengo intención de repetirlo, qué estres!

      Eliminar
  9. ¡Fan absoluto! De la boda, pero sobre todo de la foto, jajajaaja ¡Sois muy grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto mola mil, jajaja. Me la mandó Lucas por email unas semanas después, que fue un chico muy eficiente! Besotes!

      Eliminar
  10. Genial historia!!! Auténtica dónde las haya. Me ha encantado de verdad. Por cierto, habéis pensado llevar a la administración el imán de la nevera?? A lo mejor con eso les vale y es más rápido! jajaja. Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. A ver los yankis se lo curraron y nos dieron un certificado de matrimonio. Y además perdimos una mañana para que nos pusieran una cosa que se llama "postilla de la Haya" con la que te validan estas cosas a nivel internacional... Pero aún así, la burocracia que tendríamos por delante sería terrible, jejeje. Besotes!

      Eliminar
  11. Jajajajajajajaaaa Menuda historia, esta sí que es de anecdotario y con letras de oro. El tal Lucas, genial, y la foto con todo el clan chino mucho más.
    Casarse aquí da una pereza mortal, estoy de acuerdo contigo...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero perozote, perezote... El clan chino la verdad es que se portó. Si un día se ponen a revisar todas las fotos de google se van a encontrar una sorpresa, jajaja.

      Eliminar
  12. Hola!! pues nada que me he enamorado de tu blog al leer esta entrada gracias a Krika Alcaide y es que es un boda donde nada puede salir mal. Mi marido y yo somos tan masocas que nos hemos casado dos veces, solo un año de diferencia. Y ya estamos hablando de la próxima que vamos a hacer!!! jajajaja. Dentro de 5 años cae otra :) :) :)
    Saludos y me quedo por aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí?? Pero masocas, masocas, jajaja. Pero oye si le habéis cogido el gustillo seguro que disfrutaréis a tope de la tercera. Besazos!

      Eliminar
  13. Qué locura!
    Yo me casé en España cuando ya vivía en Suiza y fue todo un trajín de papeleos... además algunos complicados conseguir porque se solicitan en España... Y validar el matrimonio para mis dos nacionalidades también fue un circo de papeles....
    "Lo peor" fue reunir a la familia porque estamos un poco desperdigados..

    ¡Si decidís casaros en Suiza aquí nos tenéis de testigos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si casarse es un rollo burocráticamente cuando las cosas son sencillas y no hay segundos países implicados, cuando se introduce alguna variante internacional de por medio la cosa se complica infinito. Para mí lo mejor de casarnos fuera es que el tema familiar quedó obviado, jejeje. De hecho, algunos (como mi suegra) se enteraron de todo a toro pasado. Besotes y gracias por comentar!

      Eliminar
  14. Menuda boda, digna de contar y por supuesto merecedora de un post como este. ¡Me encanta!!
    Un beso enorme guapa

    ResponderEliminar
  15. Bueno bueno bueno, ¡best wedding eeeeever! Y decías tú de mi parto, chata, ¡¡¡y tenías este historión!!! No sé qué me gusta más de la boda, te lo juro: Lucas, la novia oriental, la tarta de queso, la fiesta de navidad... A tus pies for ever.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias chatunga, aunque tu parto es la mejor historia que he leído yo en años. Besotes!

      Eliminar
  16. Esa foto de tu boda "en la que la que va vestida de novia es otra" es lo más. Porque vamos a ver. En muchas fotos de boda no hay vestido blanco... pero que lo haya y lo lleve una china a la que acabas de conocer!! Es tronchante!! XD
    Yo creí que la mía era atípica... jajajajaja! me ganas! Lo de la familia Chi-Huan es insuperable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. La verdad es que fue un puntazo. Por lo menos tengo un buen recuerdo gracioso! Un besazo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  17. Menuda historia!!! Si mi hermana me deja sin boda, yo la mato!! Pero he de confesarte que tus fotos y recuerdos son la mar de divertidos... además, siempre puedes volver a casarte a la española!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que por aquí todos lo aceptaron con bastante diplomacia. De todas maneras como volvimos con la noticia del embarazo, la boda pasó muy desapercibida. Besos!

      Eliminar
  18. Muy buena boda y muy fan de Lucas. Que digo yo que aquí en España también te puedes casar así de rápido ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, pues yo diría que no. Supongo que depende del municipio en el que estés empadronado, pero en Madrid hay lista de espera de 7 u 8 meses!! (al menos así era por aquel entonces). Además, aquí es imposible obviar ciertas circunstancias sociales-familiares. Besines!

      Eliminar
  19. Qué bueno, por supuesto me ha podido la vena cotilla y aquí me he plantado a leerte, je je.

    ResponderEliminar
  20. ¡¡¡Una historia buenísima!!!
    Nosotros nos casamos en Alemania y como validar el matrimonio en España lleva dos años porque en el registro tienen un retraso monumental lo hicimos a través del consulado español en Alemania y todo fue rapidísimo y sin necesidad de traducciones. Por si os sirve :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en Nueva York antes sí se podía así para todo el mundo, pero en un momento dado lo pusieron sólo para residentes, que no era nuestro caso. Besote!!

      Eliminar