miércoles, 11 de febrero de 2015

Tierra de coyotes




Cuando uno pasea por la Ciudad de Mexico quizás camine por un asfalto tan negro como el de cualquier otro lugar, pero podrá decir que se ha adentrado en el Bosque de Chapultepec, que ha pasado con el metro por las estaciones de Coyuya, Itzacalco o Apatlaco, que ha atravesado la calle de Iztaccihuatl o que se ha perdido en el famoso barrio de Coyoacán. Por cierto que Coyoacán, como todo el mundo sabe, significa tierra de coyotes. De éstos, por desgracia, no quedan más que dos ejemplares de bronce que adornan el centro de una de sus plazas más destacadas. Lo que sí hay y en abundancia, son ardillas. Ardillas negras. Atravesar los famosos viveros de Coyoacán puede ser una experiencia un tanto espeluznante si estos animalitos veloces y de grandes dientes os imponen el mismo respeto que a mí. Mopito, en cambio, en su creencia de que todos los animales son perros, estaba encantado.

Para que un día en Coyoacán salga redondo es necesario empezarlo con unos huevos rancheros. O con un buen plato de chilaquiles. Después será pan comido recorrer sus calles estrechas flanqueadas por casitas bajas y coloridas, resistir el asedio de los vendedores ambulantes, pararse a descansar en uno de los bancos del Jardín Centenario u orientarse dentro del mercado. Un poco más al norte, en una esquina de la calle Londres, se levanta esa preciosa casona azul que vio nacer y luego morir a Frida Kahlo. A escasas cuadras murió también su amigo León Trotski, asesinado por el héroe soviético Ramón Mercader. 

Uno puede ir pensando en estas cosas de vuelta a casa, de camino a la estación de metro más próxima, que queda bien lejos, mientras el niño dormita en el carro. O puede pensar otra vez en las ardillas negras y en que no tendrían muchas posibilidades en aquellos parajes si Coyoacán siguiera siendo tierra de coyotes.

18 comentarios:

  1. ¡Me encantan estos posts! Soy fan incondicional de la literatura de viajes, especialmente de los libros periodísticos sobre viajes que centran su atención en curiosidades, detalles y personas anónimas. Plantéatelo. Me parece espectacular como lo narras ;-) ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias majo, me sacas los colores. Un besaco

      Eliminar
  2. Que paseos me doy cn vosotros desde casa, tiene que ser un lugar increíble. Disfrutarlo mucho, un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bonita, mola mucho, pero sobre todo la comida

      Eliminar
  3. Sencillamente GENIAL. Menudo paseo bonito nos has dado por Coyoacán. ¡Qué envidia! ¡Y qué gusto leerte! Disfrutad mucho, familia bella :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado guapa. Seguro que disfrutabais un montón. Un besazo!

      Eliminar
  4. Tu post me da ganas de hacerte una visita :) cuentanos mas sobre el D.F!!!!! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vente, vente que tenemos sitio ;-) Besitos!

      Eliminar
  5. ¡ Genial ! Sigue escribiendo muchos post como éste. Así conoceré un poco más el D.F. si consigo ir a verlo.
    Disfrutadlo y haznos disfrutar a nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que algún día lo consigues! Un besito!

      Eliminar
  6. Jo, con lo monísimas que son las ardillas :D (vale, parecen ratas con cola, pero son taaan moooonaaaas).

    México, un destino que quizá visite algún día :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son monas, pero cuando se te acercan con tanto desenfado como éstas no molan nada (y cuando se acercan a tu pichón menos).

      Eliminar
  7. Quién pudiera pasear por Mexico ahora mismo... gracias por transportarme :) besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía no conozco mucho de este país, pero lo poco que he visto es la leche!! Y qué bien se come!

      Eliminar