martes, 3 de febrero de 2015

El güerito




Los martes por la mañana un mercado se despliega a lo largo de toda la calle. Hay frutas y verduras que conozco y que en esta parte de América recuperan su nombre familiar. El aguacate, el plátano. Aunque a otras casi no las reconozco por el nombre. Los chícharos, el elote. Otras me suenan, aunque en casa apenas las había visto. La guayaba, la papaya. Las que más, me topo con ellas por primera vez en mi vida. El tamarindo, la toronja, el zapote, el angú, la jícama, el chayote, el chilacayote. Y eso por no hablar de los chiles. Habanero, serrano, poblano, cuaresmeño (también conocido como jalapeño), de árbol verde, manzano. Una mujer me explica despacio el nombre de cada uno de ellos. 


En cada puestecito me regalan algo para el güerito. Un plátano maduro. Un poco de mango bien dulce. Un trocito de durazno que una señora asegura que al güerito le va a gustar. Pero al güerito no le gusta el durazno. Él sólo tiene ojos para las fresas, que descansan en los alto de la bolsa y que quiere alcanzar a toda costa. Parece mentira que con tanta variedad y tanto sabor el güerito siga empeñado en los frutos rojos.


Más tarde el güerito y yo vamos al supermercado. Lo que más me impresiona es el pasillo central, ocupado todo a lo largo por bolsas de frijoles de distintas variedades, dispuestas una detrás de otra. Sólo frijoles. Los garbanzos, las lentejas y el resto de las legumbres están en otro pasillo. Un poco más allá, en otra estantería se acumulan también los botes de frijoles cocinados. Me vuelvo un poco loca. 


El güerito se ha quedado dormido. Cuando se despierta volvemos a casa y Pedro nos trae unas tortas de pollo y chorizo, con mole, aguacate, tomate y chile (que creo identificar como serrano). El güerito tiene unas patatas guisadas pero no las quiere. Nos pide con insistencia un poco de torta. Le ofrecemos y nos vuelve a pedir. Se chupa los dedos. Qué feliz va a ser el güerito en este país de frutas, frijoles y chiles.

24 comentarios:

  1. Qué bonito y qué instructivo! La de palabras que he aprendido en un solo post! No sé qué me da que vais a volver cargaditos de cosas jeje Qué majos regalándole cosas al guerito :) Yo también sería feliz entre tanta cosa rica...con lo que me gusta a mí el guacamole y este tipo de comida. Cuidaros! besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he aprendido un montón y eso que se me olvidan muchas... Estoy segura que disfrutarías muchísimo de esta gastronomía. Besos guapa!

      Eliminar
  2. Oye que leyéndote me ha entrado envidia y ganas de viajar...y eso que no soporto el picante. ¡Pásalo bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ays a mi me encanta, así que imagínate aquí soy feliz :)

      Eliminar
  3. No veía el momento de leer este primer post desde México. El güerito va a volver pidiendo fajitas a todas horas ;-) ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fajitas no sé pero de frutas exóticas se está poniendo morado... Besos!

      Eliminar
  4. ¡Qué maravilla de post! Bello e instructivo. ¡Cuántas palabras he aprendido! :-)

    PD. Espero que aprendas mucho sobre cocina mejicana y nos lo cuentes pronto :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo fichada una clase de moles para la semana que viene... Si vuelvo con la lección aprendida, va a temblar Madrid :)

      Eliminar
  5. Jo, con lo que me gustan los chiles... picantones! Ñam.
    ¡Precioso post! Nos hemos dado el paseo con güerito y contigo prácticamente! :) Queremos más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, los chiles es que están para morirse. A mi no me dan miedo y los pruebo todos!
      Gracias por pasarte!

      Eliminar
  6. Qué ganas tenía de saber de la aventura mejicana. Qué variedad de frutas. El güerito va a desarrollar un paladar... Espero que vaya todo bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pues sí... De momento se abalanza contra las guayabas cada vez que las ve, le encantan!

      Eliminar
  7. ya sé de uno que no va a querer marcharse de mexico y de sus sabores mejicanos. ¿Y cómo te dicen a ti en las ferias? Aqui a mi me llaman casera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me dicen güerita :) Casera es genial

      Eliminar
  8. Me suena a un buen comienzo, tenía ganas de saber como ibais por tierras mejicanas. El güerito va a tener un paladar exquisito. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estamos pasando muy bien, ya ves, tanto quejarme para nada... El güerito se está poniendo las botas!

      Eliminar
  9. Jeje, genial. Me parece que el güerito va a encantado cn tanta fruta y tanta comida rica, y tanta gente que le regala cosas.
    Al final os va a dar pena volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El güerito está comiendo más fruta que en toda su vida. Sí que nos va a dar pena, yo no sé que pasa con los productos del campo en España que son de plástico, nada que ver con esto.

      Eliminar
  10. Hehe! Es increíble como cambia la gastronomía de un país a otro ¡incluso dentro de un propio país!
    Disfrutad de todas estas frutas tropicales, frijoles y tortas que me está entrando una hambre solo de pensarlo ¡hihi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos disfrutándolo muchísimo y si no que se lo pregunten a mis caderas :P

      Eliminar
  11. Qué barbaridad ese pasillo llenísimo de frijoles y sólo de frijoles!! jajaja. El guërito se lo estara pasando pipa seguro. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasillo de frijoles es impresionante, algo que cada vez que voy me flipa más...

      Eliminar