miércoles, 21 de enero de 2015

El amor es puñetero



Foto de cuando éramos jóvenes y el amor molaba

Otra vez las maletas por en medio, un bote de colacao listo para llevar y las lavadoras al día. Nos hemos pasado toda la semana haciendo coladas. En el montón de la izquierda los libros que se quedan y en los de la derecha los que se vienen con nosotros. Lo mismo con los juguetes. En una bolsa, las cremas y los geles sin estrenar de Mopito, recién llegados de la farmacia. Y unos zapatitos de un número más que el suyo, por si acaso le crece el pie en los próximos tres meses.


Y es que amigos, nos volvemos a marchar. Me encantaría decir aquello de que vamos a coger carretera y manta, pero no sería cierto porque nos vamos en avión. Tropocientas horas de vuelo nos esperan. De día. Con un bebé que acaba de empezar a andar y que no quiere hacer otra cosa. Más una escala. En Frankfurt. Voy a necesitar litros de tila.


Ya sé, ya sé. Viajar, cambiar de aires, conocer una nueva ciudad, hacer amigos, probar nuevos sabores. Pero ¿qué queréis que os diga? No me apetece nada. Cero patatero. Nunca me había apetecido tan poco una estancia. Ésta es ya la sexta que hacemos en los seis años que llevamos de doctorado. Y será también la última. Además como a la vuelta estaremos los dos en el paro, es poco probable que tengamos demasiadas oportunidades para viajar. Y encima nos vamos a Mexico DF, la ciudad de Ulises Lima y Arturo Belano, de los tacos y de las enchiladas, una ciudad con la que llevamos años soñando. Pero ni aún repitiéndome esto constantemente consigo sacar ánimos. ¿Qué entonces por qué me voy? Por esa cosa horrible y puñetera que se llama amor. Amor. Blablabla. Menudo rollo es el amor.


En fin, que otra vez toca despedirse de Madrid. De la familia, que tanto ha peleado por abrirse paso otra vez en el corazón de Mopito. De los viejos amigos, con los que hemos pasado tan buenos ratos este último trimestre. Y de los nuevos amigos recién desvirtualizados que tanto nos han calado. Y si no que se lo pregunten a Mopito que ha aprendido de Maramoto a dar vueltas y más vueltas y giros y más giros y a no parar hasta caer mareado. 


¡Próxima conexión desde el DF!

32 comentarios:

  1. A mi los viajes siempre me han dado pereza, y ahora más. Pero luego, una vez que llego a destino, me doy cuenta de que ha valido la pena el esfuerzo.
    ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, después del pedazo de bocadillo de pastor con queso oaxaca, aguacate, mole y chiles que me he metido hoy para el cuerpo, tengo que decir que sí ha merecido la pena.

      Eliminar
  2. Ay!!! Mucho ánimo con este viaje, chicos! Cuando queráis daros cuenta ya estáis de vuelta. Nosotros os recibiremos con los brazos abiertos y le diremos a Mara que le enseñe nuevos tipos de salto a Mopito. Esperamos buenas crónicas desde el otro lado del charco :-) ¡Besos y abrazos! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Ya estamos medio asentados y hoy hasta hemos hecho una pequeña salida turística por la city. Por cierto que al paso que vamos ahora con nuestro andarín, que no quiere mochila más que si está muy, muy cansado, me da que nuestras aspiraciones turísticas se van a ver bastante reducidas.
      Besotes!

      Eliminar
  3. ¡Mucha suerte en vuestras andanzas, familia! El amor mueve montañas y en este caso, hasta hace cruzar el charco... Un millón de besos a los 3 y espero que el viaje no sea tan duro como imaginas. ¡A la vuelta nos veremos. si o si!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viaje fue agotador, aunque por lo menos el peque lo pasó bien que es lo importante. Yo quería pegarme un tiro, pero él estuvo bien.
      Y sí!! Qué ganas de esa quedada!
      Besotes!

      Eliminar
  4. ¿No me digas que le ha pegado lo de las vueltas? Pero qué mala influencia es Maramoto... :-P
    Pasadlo muy bien en DF. Espero con muchas ganas tus posts desde allí. A la vuelta retomamos la relación Maramoto-Mopito :-)) ¡Un besazo y buen viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jajaja, no para de dar vueltas desde aquella tarde. A ver cómo se me dan las crónicas, porque como le decía a tu mujer, el Mopito andarín de Mexico es bastante menos maleable que el Mopito de Buenos Aires que apenas se movía, así que no sé cómo se me va a dar lo de explorar la ciudad.
      Besotes!

      Eliminar
  5. Yo me pongo en plan madre total y os digo... "qué valor tenéis!". Pero admiro a aquellos que os ponéis el mundo por montera y el amor os da valentía, en vez de acobardar, como hace con mucha gente. Buen viaje, y que sea una estancia genial!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Ya me estoy reconciliando con este viaje, sobre todo ahora que ya ha quedado atrás el vuelo que me pone siempre tan nerviosa.
      Besotes!

      Eliminar
  6. ¿Ya marcháis? :( La verdad es que te entiendo, este viaje tiene que ser muy duro y más cuando vuelves a tu ciudad y te reencuentras con todos. Solo espero que la estancia sea maravillosa y que a la vuelta tengáis un futuro prometedor. Que ya sé que este país no es de dar esas cosas pero nunca se sabe. Un abrazo fuerte, buen viaje y seguimos leyéndote por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad es que me da mucha penita haber dejado atrás a los abuelos. Además Mopito en estos tres meses ha trabado una relación muy bonita y entrañable con mi padre, y me da pena haberles separado, pero bueno.
      El futuro mejor no pensarlo mucho, pero como somos personas precabidas y poco gastosas, al menos tenemos un colchoncillo para afrontar una temporada de vacas flacas.

      Eliminar
  7. Vamos guapa, ¡¡ánimo!! Te entiendo, no es lo mismo viajar los dos que con un niño. Pero verás como una vez allí te alegras un montón. Además, igual Mopito te sorprende y hace un viaje estupendo ( a Peque nos los levamos con 18 meses a Dubai e hizo un viaje maravilloso)
    Será una experiencia maravillosa y en nada volveréis a estar en casa. Con un poco de suerte las cosas por aquí habrán empezado a mejorar e igual tenéis trabajo los dos a vuestra vuelta.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el viaje no estuvo tan mal. Al menos el niño estuvo alegre y risueño. Eso sí no paró quieto y durmió tirando a poco, así que nosotros acabamos reventadísimos. Pero ahora ya estoy cogiendo bastantes ganas para afrontar la estancia aquí, espero que las rutinas con el peque y la tesis no nos coman, que aquí no tenemos ayuda.
      Besotes!!

      Eliminar
  8. mucha suerte y muchos ánimos, disfruten mucho, coman mucho y acumulen muchas muchas muchas historias!!!

    #muchismo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Ya estamos empezando, sobre todo con lo de comer, que me estoy poniendo las botas.
      Besos!!

      Eliminar
  9. Disfrutad mucho del DF... a Mopito seguro que le encanta toda la comida mexicana... Del vuelo que decirte... yo lo acabo de hacer desde Suiza con un pequeño de un año... mucha paciencia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! De momento noe me atrevo demasiado a ofrecerle según que cosas, aunque como dice Pedro si los niños mexicanos lo comen, que lo coma él también.
      Un besote y gracias por comentar!

      Eliminar
  10. Paula! animo y a disfrutar! si este es el ultimo viaje del doctorado. Disfrutalo! Almenos ahora te tengo más cerca...o en latitudes mas parecidas...aunque no tan cerca como en tu ultimo viaje. Mopito seguro que se porta perfecto en ese viaje en avión con escalas...y aqui esperamos la primera cronica desde el DF...que seguro que despues no querrás irte de alli ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora estamos más cerquita! Por lo menos lo notaremos con la diferencia horaria.
      Mopito se portó bastante bien, la verdad, pero está que no para quieto así que para nosotros el viaje fue muy intenso.
      A ver si puedo hacer una crónica próximamente.
      Besotes!

      Eliminar
  11. Que vaya genial.
    Yo creo que esa inapetencia absoluta es más que comprensible; empezar de nuevo, adaptarse pero, sobre todo, el perezón de viaje con Mopito. En cuatro días estáis encantados de la vida y, a la nada, de vuelta. Disfruta este último viaje y no añores otra cosa, que siempre queremos lo que no tenemos y cuando no tenemos lo que teníamos, lo echamos de menos. Un besote y mucha suerte y ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira tienes toda la razón... Hoy con un bocata mexicano de campeonato que me he metido para el cuerpo la estancia se ve de otra manera. Tengo ganas de hacer muchas cosas por aquí. Ya os iré contando. Besotes!!

      Eliminar
  12. mucho animo!! que luego en seguida lo pasarás bien

    ResponderEliminar
  13. Jo! Ya ha pasado un trimestre!? Ay! Ay! Ay!
    Yo estoy un poco como tu, la vida me mata! hahaha!
    Pero seguro que el viaje en avión no ha sido tanto y este tiempo pasará volando. Así que... ¡a disfrutarrrrr!
    Un besazo grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ciertamente el viaje no fue para tanto!! Agotador, pero al menos pacífico. Y ya estamos aquí tan felices, así que no me quejo. Un besote!

      Eliminar
  14. Mucho ánimo y que os vaya muy bien por Mexico. La verdad que miedo me daría a mi a meter al peque en tantas horas de avión, porque cuando son bebés y sólo comen y duermen, aún, pero cuando ya empiezan a andar...qué valientes soys! jeje pero las cosas muchas veces son mejor de lo que nos pensamos.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como he dicho más arriba, fue agotador pero al menos él se lo pasó bien!! Un besazo!

      Eliminar
  15. Ay lo que no haga el amor!!! Menos mal que os lo vais a pasar genial y vais a vivir experiencias maravillosas ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, el amor es maravilloso y horrible a partes iguales ;-)

      Eliminar