miércoles, 3 de septiembre de 2014

Cinco recuerdos del verano




Como sabéis, hace más de un mes que se acabó el verano para nosotros y aunque debo confesar que agradezco haber podido librarme de los calores del agosto mediterráneo, mis retinas han sufrido terriblemente con vuestras fotos de piscinas, playas paradisiacas y aguas cristalinas. Así que, con toda la morriña persiguiéndome desde el otro lado del mundo, no me he podido resistir a la iniciativa de “Cinco recuerdos del verano” puesta en marcha por la madre novata y seguida por Begobolas y Remorada, entre otras. Pensaba que me iba a costar encontrar cinco recuerdos bonitos de un verano que además de corto ha sido bastante sosainas. Pero al final me ha salido una lista muy bien surtida.

  1. El 24 de junio descubrimos que el mar causaba un efecto sedante en Mopito. Al día siguiente tuvo su primer remojón y con él dieron al traste todas mis esperanzas de contar con un compañero de fatigas para mis baños locos. De momento, parece más animal terrestre que acuático.
  2. El 5 de julio, a la vuelta de las vacaciones, nos llevamos un sorpresón en el supermercado al ver que en la sección internacional, en la que cada mes tienen un “país invitado”, había aterrizado una remesa de birras Moretti. Arramplamos con todas y estuvimos varias semanas acordándonos de la vecina Italia.
  3. Hablando de cervezas, el 18 de julio, mientras disfrutábamos con una en la mano de nuestra segunda noche fuera de casa desde que naciera nuestro gorrión y esperábamos para entrar en el concierto de Portishead, me di cuenta de que el hipster que se sentaba a mi lado era un viejo amigo de la infancia. Me hizo mucha ilusión poder reconocerle debajo de tanta barba.
  4. El 22 de julio la cuadrilla de amigos de Pedro dio la bienvenida a un nuevo y recién horneado miembro: la pequeña y preciosa S. Con ella la nueva generación asciende ya a cuatro miembros. Este nacimiento me dio la oportunidad de desplegar mis dotes artísticas y con los pañales que nos habían sobrado de la talla dos preparé una tarta muy apañada. Me pareció que quedaba mucho mejor esto que dar a los nuevos padres una bolsa de pañales abierta.
  5. El verano de 2014, el primer y más corto verano de Mopito, se acabó abruptamente en el Aeropuerto de Barajas la noche del 31 de julio. Al otro lado de los controles de seguridad quedaban los abuelos tristes y afligidos, conscientes de que se estaban despidiendo de nosotros hasta el próximo noviembre. Durante el viaje nos hartamos de decir eso de “the winter is coming”, aunque nos quedaba aún una noche muy larga para poder saludar al invierno.


10 comentarios:

  1. Ay, la birra Moretti. Qué recuerdos del restaurante italiano que frecuentaba en Valencia. Qué momentos allí con los amigos :-)
    A Mara al principio tampoco le hizo mucha gracia el agua, pero luego no había quién la sacara. ¡Hasta se enfadaba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué crack Marita! Bueno, lo de que haya disfrutado con el agua es un puntazo, eso que tenéis ganado para el verano próximo ;-)
      El recuerdo de esa remesa de birras Morettis me persigue aún, aunque con cierta desolación, porque en Argentina no encontramos cervezas decentes ni para atrás! Sólo la Patagonia, aunque demasiado afrutada y encima cuesta un ojo de la cara.. Pero bueno, seguiremos intentándolo.

      Eliminar
  2. Verano corto pero veo que rascando has sacado algo, muy bien! me encanta la birra moretti mmmm!! me dan ganas de ir a comprar alguna jeje Volveis en noviembre? madre mia, se os va a hacer el invierno larguísimo! me encantan las fotos :) besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La birra Moretti se merece un monumento, la verdad. Mucho mejor que la Peroni, donde va a parar.
      El invierno va a ser muy, muy largo. Afortunadamente aquí no hace mucho frío, más bien un tiempo primaveral. Nos hemos traído los abrigos pero no les hemos dado casi uso y tiene pinta de que no se lo vamos a dar mucho más. De hecho, una semana estuvo cuatro o cinco días con máximas de 27º!! Un porteño en Burgos se me vuelve loco! Lo único que los días se hacen cortos y eso siempre pesa y con tanto invierno no sé si a Mopito le va a llegar sol suficiente para hacer la fotosíntesis y que se le cierre la cabeza oportunamente!
      Un besote guapa!

      Eliminar
  3. te quedó más que bien esa torta de pañales!!! Muy buen recopilatorio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Hice lo que pude, el arte no es lo mío ;-) Pero con tanta chuche, al menos olía muy bien.

      Eliminar
  4. pues sí que te quedó apañada la tarta, sí,qué profesional.
    lo del mar le durará poco, cambian un montón de un año para otro, seguro que para el próximo es el compañero de baños locos que buscas :)
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es verdad Bego... Aunque con que le guste la piscina ya me conformo, porque no veas lo ansiado que se ponía cada vez que bajábamos. Un besote!

      Eliminar
  5. Me parecen entrañables tus recuerdos de verano, y me encanta tu forma de expresarte ¿eres escritora o algo así? Porque si es así quiero leer tu obra?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me gusta escribir, pero de momento sólo estoy escribiendo una tesis doctoral muy aburrida que no te recomiendo en absoluto. Si algún día me tiro a la piscina y me decido a escribir algo más agradable os informaré con pelos y señales. ¡Mil gracias por tu comentario!

      Eliminar