jueves, 1 de mayo de 2014

Cosas que pasan en una estancia de investigación


Ésta es ya la cuarta estancia de investigación en la que el Padre Cholón y yo nos embarcamos juntos. Todas han sido precarias, pues en todas sólo uno de los dos iba becado (en una de ellas, ni siquiera eso). Y todas han tenido una serie de rasgos en común que hoy, con churumbel incluido, constato nuevamente:

- Durante las estancias, nuestros estándares de limpieza descienden de forma dramática. El baño y la cocina se convierten en territorio comanche.

- La ducha deja de ser una actividad diaria. Total, para cuatro archiveros que van a tener que sufrirnos.

- El termo es nuestro amigo más fiel. Pedirse un café a media mañana es de richmen.

- De pronto lo único que sabemos cocinar es pollo, lentejas y quiche. Aunque lo cierto es que nuestros almuerzos se componen básicamente de sandwiches y patatas fritas.

- La cerveza sustituye al agua en nuestra dieta. ¿Son dos litros diarios?

- Cuando las restricciones aduaneras lo permiten, comemos más jamón del güeno del que comemos en España.

- Hacia el final de la estancia, nos da por ver en bucle videos de perros. La foto de Sigrid que llevamos siempre con nosotros ha perdido su efecto placebo. ¡La echamos tantísimo de menos!

-  Pese a algunas de las cosas anotadas antes, la vuelta a casa nos depara una grata sorpresa: solemos llegar con un par de kilitos de menos, para consternación de nuestras madres. Aunque sé de uno que, al contario que sus padres, en su primera estancia de investigación está desarrollando unos jamones descomunales. 



Ea, ya he colado una fotografía de la perra en el blog.

5 comentarios:

  1. Yo me pasé dos años en EE.UU comiendo lentejas con arroz brécol. También estuve a punto de ahogarme con un bagel

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, lo del bagel me lo tienes que contar con más detalle un día, aunque con la consistencia pesadota que tienen me lo creo totalmente.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero qué genial que eres, Paulis! Cómo me gusta leerte :-)
    La verdad es que se podría hacer un recetario precario basado en nuestras estancias peregrinas. Ahí van las propuestas del Ja y mías: garbanzos de lata (marca Goya) en ensalada, arroz+brécol+curry, cuscús/pasta con calabacín, cuscús/pasta con carne picada, cuscús/pasta con pollo, papas con salchichas guarriperas, sandwiches de atún con mayonesa.
    ¡¡Deseandito veros a lxs tres!!
    Rosana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, que asquerosetes nos volvemos en las estancias. La marca Goya es un must que no debe faltar en la cocina de ningún doctorando español-emigrado-a-los-estates-que-se-precie. Besotes!

      Eliminar